Venezuela, Tierra Bendecida

Por: Mahaviir, Krsna and Viirabrata

Viirabrata y hijo Mahaviira enseñan a los niños

Viirabrata y hijo Mahaviira enseñan a los niños sobre agricultura orgánica

Estas líneas son un testimonio de nuestra experiencia de bienaventuranza gracias a la comunidad Ananda Marga.

Un marco teórico para ser feliz

El proceso educativo es una fenómeno integral, donde la objetividad externa se transforma en subjetividad interna. Va más allá de las paredes de la escuela, del ambiente familiar, o de cualquier relación humana. Va más allá aun, directo a nuestro propio ser; involucra al universo que nos rodea y la forma en que nuestra alma interactúan. Tampoco depende de un enfoque pedagógico, ocurre como la vida misma.

El marco teórico de la educación neohumanista y su método de aprendizaje abarcan esta visión integral, física, mental y espiritual, y tienen como finalidad la liberación de todos los sentimientos que conducen a la explotación y lograr una sociedad humana libre, en armonía y amor como parte del medio ambiente.

From left: Mike, Señor Pedro Garrido, Viirabrata with son Mahaviira, Dada Shambhushivananda, Krsna and Matilde.

De izquierda: Mike, Señor Pedro Garrido, Viirabrata con hijo Mahaviira, Dada Shambhushivananda, Krsna y Matilde.

Somos una pequeña familia con muchas actividades por hacer. Mahaviir (9), Krsna (31), y yo (52), Viirabrata, queremos continuar nuestro entrenamiento en educación neohumanista y Prout. Nosotros no somos el tipo de personas que pueden disfrutar de una comida mientras nuestros vecinos no pueden, no podemos simplemente ignorar estas diferencias y dejar que nuestra vida pase sin importarle o sin hacer algo al respecto. Somos gente racional que no se lleva bien con los dogmas.

Poco después de nuestra llegada al país, nos encontramos con Dada Mahesvarananda en Caracas. Recibidos por su hospitalidad, intentamos ayudar como volutarios en su organización, y aprendimos los puntos básicos sobre Tantra Yoga, meditación y Prout; conocimos a Didi Ananda Sadhana y a Dada Atmapranananda en la Unidad Maestra de Centro Madre y participamos con otros voluntarios para desarrollar sus proyectos. También aprendimos de otros esfuerzos inspirados en Shrii Prabhat Ranjan Sarkar: Dada Pratulananda, Juanito Sarmiento, quien hizo la invitación de venir a Venezuela, conocimos a Dada Chidrupananda y su centro de yoga para el amor, hermanos y hermanas Margis, y voluntarios con muchas idiosincrasias. Estas experiencias han significado para nosotros un proceso de liberación placentero orientado a Prout.

Una profunda impresión que tuvimos en Caracas fue por la escuela en que Didi Ananda Amegha había estado trabajando, “Universo Infantil”. La educación en edad temprana es base fundamental en la construcción de nuestros valores, y la escuela neohumanista, aunque nueva en nuestras vidas, nos parecía muy familiar y cercana a nuestras almas. Mahaviir tuvo la oportunidad de asistir a ella en las últimas semanas del año escolar, y a pesar del corto tiempo, nos hizo sentir mucho mejor y en paz con la elección que habíamos hecho para cambiar a una nueva vida. Yoga, nutrición, círculo de amor y valores universales en la escuela sin duda hicieron una formidable diferencia.

En los siguientes dos años Mahaviir asistió a la escuela primaria pública en el área donde la Quinta Prout se encuentra, mientras tratábamos de desarrollar una organización allí para promover Prout en la localidad. Entonces nos dimos cuenta que teníamos la energía cargada después del choque inicial causado por el cambio hacia adelante en nuestras vidas, y dado el impulso que teníamos, decidimos salir del hogar de Dada Maheshvarananda para una nueva actividad y así practicar la frase de José Martí: “La mejor forma de decir algo es haciéndolo”. Sabíamos que Didi Ananda Amegha no había tenido mucha ayuda en un proyecto para desarrollar la filosofía neohumanista en el estado venezolano de Yaracuy. Así, empacamos y nos dirigimos al mar, donde se encuentra el tesoro, más que contemplar el puerto y el paraíso en el que vivíamos.

Didi Ananda Amegha, the spiritual leader of our project, singing to kids at Tartagal Preschool.

Didi Ananda Amegha, la líder espiritual de nuestro proyecto, que canta a los niños en edad preescolar Tartagal.

Un despertar en un horizonte nuevo: Ananda Yara
Durante los dos años que vivimos en Caracas, habíamos visitado este sitio de las didis algunas veces. En sus dos y media hectáreas de tierra, Didi Ananda Amegha había estado desarrollando un tremendo trabajo de amor incondicional.

El caserío de Tartagal está en el Estado Yaracuy y solamente aparece parcialmente en los mapas de google. Allí, en 2 ½ hectáreas Didi había desarrollado una rica variedad de árboles y plantas con mucho esfuerzo suyo y ayuda de Pedro, un productor local que ha logrado mantener el área libre de pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos

Cuenta con una población de unas 200 familias y es una de las 21 comunidades que forman el municipio “Arístides Bastidas”, ilustre periodista de renombre internacional nacido allí. El caserío tiene unas 500 hectáreas dedicadas al cultivo estacional del maíz principalmente, aunque algunas más productivas de riego tienen tres ciclos de cultivo al año. Hay una Escuela Bolivariana con una matrícula de 90 en preescolar, 200 en primaria y 70 en liceo. Hay la oportunidad de alimentación en las instalaciones durante el día y, al menos en papel, existe una clara filosofía del Gobierno Federal por desarrollar una educación de calidad. La comunidad también tiene un “Simoncito” para los menores de edad preescolar y una trabajadora social que programa atención personal a los bebés en sus hogares. También hay un Ambulatorio Médico y un comedor popular, donde las familias que requieren apoyo alimenticio pueden recibirlo 5 días a la semana. Tartagal está siendo beneficiado de la política social en Venezuela.

La experiencia cotidiana ha sido abundante gracias a la visión liberadora del neohumanismo. Nuestras actividades han estado orientadas a lograr el equilibrio anhelado en el mundo en que deseamos vivir, incluyendo la meditación trascendental y yoga para desarrollar el mundo personal que somos. Vivimos cada día en esperanza, haciendo nuestro mejor esfuerzo por desarrollar el ideal de Prout. En los primeros meses de nuestra llegada, una familia del caserío nos dio la oportunidad de labrar una parcela de 7 ½ hectáreas que ellos no tenían interés de trabajar. De acuerdo con la legislación actual, la tierra es propiedad estatal y se da en uso para aquellos que quieren producir en ella. Aparte de la tierra en que vivimos, cuidamos de esta propiedad socialista y este año 2014 hemos cultivado dos ciclos, uno de frijol y otro de maíz. En octubre cosechamos el maíz y comenzamos la plantación de una hectárea con 1.000 árboles de moringa.

Estamos camino a lograr una manera sostenible de agroecología para hacer producir la tierra. Para lograrlo interactuamos con todos los esfuerzos progresistas orientados en el mismo sentido. Los estudiantes del IUTY han participado como voluntarios para desarrollar fertilizantes orgánicos y transformar la tierra de nuestra Casa Madre en un modelo de agroecología con un enfoque interdisciplinario. La alcaldía nos apoya en la difusión de los conceptos neohumanistas en el municipio y su dirección de desarrollo económico nos está apoyando en el cultivo de nuestros primeros árboles de moringa, el INSAI, dedicado a la salud en la agricultura, nos apoya con técnicas sanas para implementar la agricultura ecológica. Después de los resultados obtenidos en nuestro campo de maíz, nuestros vecinos, quienes habían adoptado por varios años el enfoque de cultivo con químicos, quieren aprender sobre nuestra experiencia.

Enseñando a los estudiantes de primaria acerca de lumbricultura.

Enseñando a los estudiantes de primaria acerca de lumbricultura.

En el sitio de la Casa Madre comenzamos a reciclar cauchos y los convertimos en materos para cultivar hortalizas. Encontramos su alto potencial y comenzamos un proyecto con apoyo del gobierno para reciclar unos 500 cauchos para el cultivo de hortalizas. Esta es una actividad controvertida que ha sido recomendada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, y es mucho menos peligrosa que la del uso de pesticidas químicos que son requeridos en suelos menos controlados. Estamos realizando acuerdos con las autoridades ambientales para reciclar más cauchos e incluir su uso en las escuelas del municipio como una buena alternativa para producir alimentos.

Más allá de la producción de materia prima, nos empeñamos en su transformación. Recientemente, junto con productores de aguacate, organizamos una expo-feria para mostrar las muchas posibilidades de transformar este fruto. En un caserío cercano (Camino Atravesado) tuvimos un evento despertador que trajo atención nacional, puesto que el aguacate es un importante producto que se vende en Colombia porque es allá donde su industrialización tiene lugar.

Una situación similar ocurre con los granos de café. Se producen localmente pero no existe su transformación en otros productos. Estamos trabajando junto con las comunidades, la manera de hacer jabón, champú, aceite bronceador, infusiones de granos verdes y otros usos posibles. Trabajamos junto con otros productores para mostrar productos alternativos en la plaza central del municipio en San Pablo el 25 y 26 de septiembre.

En abril tuvimos la bienaventuranza de contar con  la visita de Dada Shambushivananda y compartir con estudiantes de la escuela local de Tartagal. En su visita también enseñó a los voluntarios universitarios ejercicios de meditación que los inspiró de manera significativa. Para nuestra familia fue refrescante conocerlo en persona y escuchar sus palabras sobre educación, sobre Prout, Baba y la vida.

Venezuela es una tierra de esperanza, donde existe una constitución muy progresiva que surge de la Revolución Bolivariana y su fundador, Hugo Chavez, un líder inspirado. La felicidad es su objetivo. Desde su comienzo, La Constitución Bolivariana de Venezuela promueve la satisfacción de todas las necesidades básicas: alimentación, vivienda, salud, educación, cultura y trabajo. Considera la armonía y el respeto con el ambiente, minerales, plantas, animales. Incluso nuestros gatos se han beneficiado de su programa “Misión Nevado”.

Sin embargo, como un proceso de cambio social, la revolución conforma una sociedad muy compleja, donde las tendencias del ciclo social han polarizado a Venezuela también de una manera muy compleja.

Mahaviira hace la postura del pavo real.

Mahaviira hace la postura del pavo real.

Activismo
Nos definimos como activistas neohumanistas, y su significado incluye que no podemos mantenernos pasivos ante la explotación. En este lugar y tiempo no todo ocurre como lo desearía su Constitución. Hemos encontrado corrupción en la escuela local y hemos levantado la mano al respecto para señalarla. La ley está bien escrita, pero no es buena para quienes ven afectadas sus oportunidades de explotación. Estamos documentando las irregularidades, trabajando con las autoridades educativas comprometidas con la liberación del intelecto e insistimos en que se logre el nuevo modelo educativo, donde la educación neohumanista se da de manera natural. Aunque lo quisiéramos, no somos amigos de todos.

El sistema educativo en Venezuela es complejo y también revolucionario; no es fácil de explicar en esta nota, sin embargo, si el lector está interesado en más información, les recomendaría el artículo de mi maestro amigo Ken Jones, que nos visitó el año pasado. Nosotros sentimos que Venezuela es un campo fértil para la educación neohumanista. En este año escolar, Krsna planea comenzar una clase de yoga en la escuela pública donde Mahaviir asiste.

Estamos orientados a trabajar con los valores constitucionales, promoviendo el neohumanismo. Estamos desarrollando un plan que incluye las 21 escuelas del municipio para desarrollar la agricultura orgánica, creando sinergias con todos nuestros amigos del Instituto de Desarrollo Económico, maestros, trabajadores y trabajadoras, representantes y organizaciones de base. Una educación liberadora que nos lleve a una sociedad feliz.

Un futuro por delante

Deseamos interactuar con otras didis, dadas y gente progresista comprometida con la acción neohumanista, la educación neohumanista y Prout. Deseamos hacer un espacio para albergar voluntarios de todas estas maravillosas organizaciones.

Existe un pequeño caserío de 20 familias “La Parreña”, donde se encuentra el sitio original de esta fundación de las didis. 16 hectáreas en la montaña a 1300mts sobre el nivel del mar y a solamente 8 km de la Casa Madre por un camino rústico de muy difícil acceso. Hay dos casas que requieren mucho trabajo, bellísimos paisajes y gente maravillosa con recuerdos felices de los tiempos en que las didis visitaban el lugar con frecuencia.

Nuestra visión es desarrollar la consciencia neohumanista en las almas de nuestra familia por medio de una práctica proutista inspirada en las enseñanzas de Shrii P.R. Sarkar en economía y la educación. Sería agradable compartir sus ideas desde estos tres lugares de la misma región económica y social: la montaña, el valle y la comunidad.

[Traducción por el autor del artículo publicado en Gurukula Network]

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>